NOTICIAS

¿El cerebro usa más energía para ciertas actividades?

La respuesta corta es sí: ciertas regiones del cerebro usan más energía cuando se dedican a ciertas tareas. Sin embargo, las regiones específicas involucradas y la energía gastada por cada una dependen de las experiencias de una persona y de las propiedades individuales de cada cerebro.

Antes de sumergirnos en las respuestas, es importante entender cómo medimos el gasto de energía del cerebro. Imagine las coloridas imágenes cerebrales que usan los investigadores para mostrar la actividad neuronal. Los colores generalmente representan la cantidad de oxígeno o glucosa utilizada por diferentes regiones del cerebro durante la tarea. Nuestro cerebro siempre está activo hasta cierto punto, incluso cuando no estamos realizando una tarea, pero requiere más energía para las cosas que requieren concentración, como moverse, mirar o pensar. Un ejemplo simple es que, en los escáneres cerebrales, nuestra corteza visual primaria es más brillante cuando los ojos están abiertos que cuando están cerrados, gastando más energía. De manera similar, si movemos las manos, nuestra corteza motora primaria usa más energía que si las mantenemos quietas.

Digamos que estás aprendiendo una nueva habilidad: cómo hacer malabares o hablar español. Los neurocientíficos han hecho una interesante observación de que cuando hacemos algo completamente nuevo, se activa una amplia gama de regiones del cerebro. Sin embargo, a medida que nos volvemos más competentes en una tarea, nuestros cerebros se vuelven más enfocados: solo necesitamos las regiones cerebrales importantes y requerimos cada vez menos energía para realizar esa tarea. Una vez que dominamos una habilidad (hablamos español con fluidez), solo las regiones del cerebro que están directamente involucradas permanecen activas. Por lo tanto, aprender una nueva habilidad requiere más poder mental que una actividad bien practicada.

LEER
¿Cómo contribuyen los conectomas a la cognición humana?

Pero incluso aquí, no existen reglas estrictas para los individuos, porque todos tienen diferentes fortalezas y cada cerebro está conectado de manera diferente. En otras palabras, ninguna actividad requiere la misma cantidad de energía para todos. Una persona puede tener una habilidad especial para cantar, mientras que otra puede tener problemas para mantener el tono sin importar cuánto practique. Por ejemplo, si una persona es sorda, siempre puede gastar más energía que un buen cantante novato por naturaleza.

Sin embargo, en general, a nivel individual, nuestros cerebros se adaptan y se vuelven más eficientes a medida que los dominamos. Hacemos nuevas conexiones entre las neuronas para mantenernos al día con las mayores demandas de nuestros recursos neuronales. A medida que aumenta nuestro nivel de habilidad en un dominio particular, nuestro cerebro inevitablemente requerirá menos energía para realizar esa tarea.

Pregunta presentada por Carlos Augusto Manacorda, Buenos Aires

¿Tienes preguntas sobre el cerebro que quieres que te responda un experto? Envíalo a Editors@sciam.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba