NOTICIAS

El láser activa el instinto asesino en ratones

Los investigadores han descubierto un interruptor que parece activar el instinto depredador en los ratones. Cuando se estimulan con luz partes del cerebro del roedor, los ratones muestran una serie compleja de comportamientos de caza.

Los comportamientos depredadores como agarrar y morder son familiares para los fanáticos de los documentales sobre la naturaleza, pero los circuitos cerebrales involucrados siguen siendo un misterio. Investigaciones anteriores han encontrado que la amígdala central, una región del cerebro con forma de almendra responsable de las emociones, incluido el miedo, se activa cuando los ratones cazan. Los investigadores se preguntaron si la amígdala en sí misma controla el comportamiento de caza, y un estudio publicado el 12 de enero en Cell sugiere que sí lo hace.

Para activar la amígdala central en ratones, el neurobiólogo Ivan de Araujo de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, y sus colegas utilizaron una técnica llamada optogenética. Primero, infectaron ratones con un virus que sensibilizó las neuronas de sus cerebros a la luz azul. Luego, los investigadores usaron una fibra óptica delgada para hacer brillar una luz láser azul sobre la amígdala. Esto hace que el animal apriete los músculos de la mandíbula y el cuello. Este comportamiento no ocurrió cuando los investigadores estimularon otras partes del cerebro.

Cuando los láseres están encendidos, los ratones comerán casi todo lo que se interponga en su camino, desde comestibles como grillos hasta artículos no alimentarios como tapas de botellas. Los investigadores observaron la misma actividad cuando activaron la amígdala con quimiogenética, una técnica similar que estimula las neuronas con moléculas en lugar de luz. Los comportamientos de caza y búsqueda de alimento ocurren incluso cuando no hay nada que cazar. Cuando se activó la amígdala en ratones en jaulas vacías, dejaron de hacer lo que estuvieran haciendo, colocaron las patas delanteras como si estuvieran sosteniendo comida y movieron la boca como si estuvieran masticando.

LEER
Soñar despierto puede ayudarte a ser más sociable

amigos y comida

Pero eso no significa que los investigadores hayan encontrado un circuito neuronal para ratones asesinos y rapaces, dijo de Araujo. «Nuestro primer pensamiento fue, tal vez es solo una agresión general. O tal vez solo estamos haciendo que los ratones tengan mucha hambre».

Así que el equipo probó esto. Aunque los ratones estimulados por la luz cazaron más que los ratones solos, ambos grupos comieron la misma cantidad. Los ratones activados con láser aún podían discriminar entre amigos y comida: «Probablemente se volvieron más curiosos cuando estaban con otro ratón, pero no observamos ninguna agresión», dijo de Araujo. Eso lo hizo bastante seguro de que los experimentos desencadenaron la depredación, no el hambre o la agresión.

Eso es importante porque la depredación es un comportamiento muy complejo, dice la neurocientífica Kay Tye del Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge. «No es solo fisiológico, es cazar, morder, soltar y alimentar. Estas son secuencias motoras que requieren mucha información, por lo que es notable que puedas lograr ese comportamiento con ese tipo de manipulación brusca».

abre la puerta

Los científicos alguna vez pensaron que el papel de la amígdala central en el comportamiento se limitaba al miedo. Pero la investigación ahora muestra que esta área del cerebro está involucrada en muchos comportamientos complejos, como el aseo personal. Tye ve la depredación como otro ejemplo de las muchas cosas que puede desencadenar.

Debido a que la amígdala central está involucrada en tantos comportamientos diferentes, la investigación futura deberá descubrir los circuitos neuronales precisos involucrados en la caza, dijo. «La amígdala central está asociada con huir y huir, es muy diferente a eso. Los animales que cazan buscan algún tipo de recompensa, mientras que las criaturas en vuelo o en modo de vuelo evitan activamente algo», explicó.

LEER
Sexualidad en experimentos de drogas para fiestas - Ratones

Tye se preguntó cuánta superposición había entre los circuitos que controlan los dos comportamientos. Ella piensa que la amígdala puede actuar como una «puerta» que detiene los diversos programas que se ejecutan constantemente en el fondo del cerebro. Si es así, de Araujo y sus colegas pueden haber descubierto una puerta de entrada al comportamiento de caza.

Reimpreso con permiso, este artículo apareció por primera vez el 12 de enero de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba