Inteligencia artificial

Las ciudades sin automóviles son el futuro, revela la biometría

Hasta ahora, ha sido imposible escudriñar la mente humana, pero las nuevas herramientas biométricas y de aprendizaje automático están cambiando eso. Ahora podemos entender cómo las personas experimentan las ciudades, y estos conocimientos pueden proporcionar una hoja de ruta para crear lugares más justos, sostenibles y saludables.

Suponiendo que las personas aprueben estas tecnologías que las espían, los investigadores como nosotros podemos usar cámaras web para recopilar análisis faciales en tiempo real y datos de movimientos oculares. Entonces pudimos discernir los mensajes subliminales transmitidos por los rostros de las personas mientras participaban en diferentes escenarios urbanos. Por ejemplo, ¿están sonriendo? ¿Qué miran primero? ¿Cuánto tiempo invirtieron en lo que vieron?

Examinando múltiples análisis faciales y estudios de seguimiento ocular realizados por nuestro grupo de investigación en la Universidad de Tufts, descubrimos que a las personas no les gusta mirar los autos. Las prácticas tradicionales de diseño y planificación urbana se basan en que las personas realicen evaluaciones subjetivas de dónde pasan su tiempo, a través de encuestas o entrevistas. Este nuevo tipo de información y otros exámenes de cómo las personas perciben sus entornos podrían revolucionar la forma en que diseñamos desarrollos urbanos, ya que creemos que podemos considerar mejor las preferencias de las personas antes de comenzar a planificar cómo los usarán y navegarán.

Este estudio se basa en trabajos previos que identificaron los beneficios sociales y de salud de los espacios urbanos sin automóviles, pero emplea una lente biométrica; al medir las respuestas inconscientes a diferentes escenarios, ahora tenemos evidencia empírica de que simplemente ver un automóvil puede causar algunos daños. Estos resultados refuerzan otros estudios que han demostrado de manera similar el valor de usar el seguimiento ocular y el análisis de la expresión facial para guiar el diseño y la planificación urbana.

LEER
Las olas del tsunami del asteroide que mata dinosaurios golpean una milla de altura y golpean la mitad del mundo

Si bien el rango de factores que controlan nuestras respuestas a los espacios es tan amplio como el rango de la emoción humana misma, nuestro proyecto reciente encontró que las emociones positivas aumentaron estadísticamente de manera significativa cuando las personas miraban las calles de la ciudad sin automóviles en comparación con las calles con automóviles: La gente parece más feliz cuando el auto no está en la imagen, literalmente. Esta investigación nos ayuda a cuantificar los beneficios de los espacios sin automóviles a medida que los planificadores urbanos consideran cómo hacer que sus ciudades sean más amigables y amigables para los peatones.

Para este estudio de calles sin automóviles, utilizamos el software de codificación facial iMotions Online AFFDEX para rastrear la atención visual y las expresiones faciales en tiempo real de 51 participantes en respuesta a imágenes y videos de Memorial Avenue en Cambridge, Massachusetts. Esta es una calle popular cerrada al tráfico vehicular los fines de semana en ciertas épocas del año. Tomamos imágenes similares del mismo tramo de carretera con y sin automóviles y comparamos las respuestas emocionales de los participantes a los dos tipos de imágenes. El sistema utiliza cámaras para registrar los movimientos oculares y las expresiones faciales de una persona. Luego, el software usa un algoritmo para calificar si los participantes expresan emociones positivas, negativas o neutrales durante cada milisegundo del estudio, según los movimientos sutiles de sus músculos faciales.

Aunque nuestros participantes expresaron emociones neutras a las imágenes el 85 % del tiempo, los participantes expresaron emociones positivas a las imágenes y videos AV un promedio de 0,4 % más de tiempo. Si bien puede parecer una pequeña diferencia, cualquier efecto medible en las imágenes fijas podría indicar algo que vale la pena considerar en un entorno del mundo real donde las personas están rodeadas de automóviles.

LEER
¿El futuro de la ciencia de datos y el aprendizaje automático?

Para explorar más a fondo si estas diferencias son significativas, comparamos las respuestas emocionales a los espacios libres de vehículos con patrones de fijación visual mediante el uso de métodos estadísticos que nos permitieron controlar los posibles factores de confusión. Los participantes en el estudio pasaron más tiempo expresando emociones positivas cuando vieron imágenes sin automóviles en primer plano en comparación con las imágenes con automóviles. Además, nuestros datos de seguimiento ocular mostraron que los ojos de las personas pasaban más tiempo en las áreas de la imagen en las que había un vehículo que en las que no. Los ojos de las personas se sintieron atraídos por el automóvil, pero cuando lo miraron, su respuesta emocional fue más negativa.

Los científicos y planificadores urbanos de todo el mundo están comenzando a estudiar herramientas biométricas para comprender estas respuestas de comportamiento a los elementos urbanos y arquitectónicos. Descubrieron que las fachadas ornamentadas y las plantas bajas activas que fomentan la actividad peatonal tienden a ser más efectivas para atraer la atención visual. Otros estudios han demostrado que los porches delanteros, la arquitectura vernácula (edificios diseñados de acuerdo con las costumbres locales) y el diseño a escala peatonal nos llaman la atención. Algunos estudios han sacado estas herramientas biométricas del laboratorio, pero se necesita más trabajo para probar cómo se comportan estos humanos en condiciones del mundo real.

En Boston, una ciudad que ha explorado durante mucho tiempo las calles sin automóviles, el alcalde cerró más calles a los automóviles al principio de la pandemia de COVID para brindarle a la gente lugares para salir. Estos eventos de Calles Abiertas han tenido mucho éxito en sacar a la gente de sus hogares. La investigación realizada por otros académicos ha demostrado los beneficios para la salud del diseño de ciudades sin automóviles, pero hasta ahora, nadie ha utilizado la biometría para mostrar cómo los automóviles afectan nuestro estado de ánimo.

Los seres humanos han evolucionado para sobrevivir en entornos peligrosos. Nuestro sistema nervioso responde a los estímulos, especialmente los movimientos de las manos, las expresiones faciales y los sonidos, y nos ayuda a juzgar si estamos en una situación segura o peligrosa. En entornos sociales, la familiaridad aumenta aún más la sensación de seguridad y nos ayuda a interpretar los rasgos faciales de otra persona como cálidos o amistosos. Todos los elementos con los que se encuentra una persona juegan un papel en nuestra percepción de los espacios que pueden percibirse como amenazantes. Por ejemplo, investigaciones recientes explican cómo se puede fomentar la «alegría» o la «simpatía» del espacio en entornos centrados en el automóvil.

Según nuestros hallazgos y otras investigaciones, los elementos naturales, como árboles y arbustos, son menos ajenos a nuestro cerebro que la infraestructura relacionada con los automóviles, como carreteras y bordillos, y están más en línea con nuestras preferencias innatas. Además, los elementos de diseño natural facilitan que las personas se relajen y disfruten de su entorno, ya que reflejan el entorno natural de nuestro entorno. Los espacios libres de automóviles son importantes en la construcción de comunidades. Esta nueva investigación está ayudando a probar eso y brindar apoyo a muchas más personas.

Este es un artículo de opinión y análisis y las opiniones expresadas por el autor o los autores no son necesariamente las de Noticias-Hoy.

LEER
Seis Naciones: Courtney Laws, Jamie George y Elliott Daley son dudosos para el primer partido de Inglaterra después de la salida del equipo de entrenamiento | Noticias de la Unión de Rugby

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba