NOTICIAS

Fármaco contra el Alzheimer falla en ensayo de última etapa, frustrando esperanzas

Un tratamiento de investigación para el Alzheimer de Eli Lilly no logró frenar la progresión de la enfermedad que destruye la memoria en las últimas etapas de los ensayos, lo que marca otro revés para un campo que ha afectado durante mucho tiempo a la industria farmacéutica.

El tratamiento inyectable, llamado solanezumab, no fue significativamente mejor que un placebo en un estudio de más de 2100 personas con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada, dijo Lilly. Es la tercera vez que un tratamiento de Lilly no cumple con las expectativas en una prueba de última etapa, y la compañía ha descartado cualquier plan para enviarlo a la Administración de Alimentos y Medicamentos para su aprobación.

El director ejecutivo de Eli Lilly, John Lechleiter, dijo en un comunicado que los resultados «no cumplieron con nuestras expectativas y estamos decepcionados por los millones de personas que esperan un posible tratamiento modificador de la enfermedad de Alzheimer». Las acciones de Eli Lilly cayeron más del 14% tras la noticia.

La compañía gastó cientos de millones de dólares en solanezumab, probándolo repetidamente en grupos cada vez más pequeños de pacientes con Alzheimer, con la esperanza de ver resultados. Actualmente, el fármaco es uno de las docenas de posibles tratamientos para el Alzheimer, pero se ha estancado tras los decepcionantes resultados clínicos. Alrededor del 99 por ciento de los medicamentos experimentales para tratar la enfermedad han fallado en los ensayos clínicos durante la última década, y la cantidad de personas que viven con la enfermedad de Alzheimer en los Estados Unidos ha superado los 5 millones.

LEER
¿Por qué tarda tanto en llegar la vacuna contra el COVID?

El fracaso de Lilly podría tener un efecto escalofriante en todo el campo. Solanezumab está diseñado para eliminar las placas llamadas beta-amiloide que se forman en el cerebro de las personas con la enfermedad de Alzheimer. Muchos científicos creen que estas placas son clave para los efectos de la enfermedad en las neuronas, pero con cada ensayo fallido, esa hipótesis se vuelve más difícil de sostener.

Con el fármaco de Eli Lilly en suspenso, los investigadores de Alzheimer centrarán su atención en Merck & Co, que se espera que publique datos en junio sobre un fármaco con un enfoque inicial de amiloide. El tratamiento de Merck, llamado verubecestat, se dirige a una enzima llamada BACE, que regula la producción de amiloide en el cuerpo. Los científicos creen que al bloquear BACE, pueden cortar el flujo de las placas tóxicas antes de que puedan hacer su trabajo.

Desde entonces, Biogen planea revelar datos de última etapa sobre un anticuerpo contra el amiloide, que según los científicos y analistas de Wall Street podría ser el tratamiento más prometedor de su tipo. El fármaco se mostró inicialmente prometedor en un pequeño estudio el año pasado, lo que generó grandes expectativas de datos de un ensayo más amplio.

Eli Lilly no se da por vencida con el Alzheimer. La compañía, que tiene su propio inhibidor de BACE en fase avanzada de desarrollo en colaboración con AstraZeneca, tiene una serie de terapias en fase inicial dirigidas a otros objetivos de la enfermedad de Alzheimer en desarrollo.

Republicado con permiso de STAT.Este artículo fue publicado originalmente el 23 de noviembre de 2022

LEER
Las especies de currucas inspiran diversidad en el canto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba