NOTICIAS

Te serviré: ¿Los insectos tienen emociones?

Charles Darwin escribió una vez en su libro La expresión de las emociones en el hombre y los animales que los insectos «expresan ira, miedo, celos y amor». Eso fue en 1872. Ahora, casi 150 años después, los investigadores han encontrado más evidencia de que Darwin pudo haber hecho algunos de los descubrimientos. Los abejorros parecen tener un «estado emocional positivo», según un estudio publicado esta semana en la revista Science. En otras palabras, pueden experimentar algo parecido a la felicidad. Para algunos, sin embargo, la idea sigue siendo controvertida.

A diferencia de los humanos, no se puede simplemente pedir a las abejas que examinen sus emociones y las describan. En cambio, los investigadores deben buscar evidencia de que los insectos tienen componentes cognitivos, conductuales y fisiológicos que se combinan para producir fenómenos complejos como las emociones.

El biólogo Clint Perry de la Universidad Queen Mary de Londres ideó un experimento para hacer precisamente eso. Él y sus colegas entrenaron abejorros para distinguir las flores azules del lado izquierdo del recipiente de las verdes del derecho. Cuando las abejas exploraron las flores azules, encontraron una solución de azúcar al 30 por ciento. Pero cuando exploraron el agua verde, bebieron agua corriente y sin azúcar. Con el tiempo, las abejas aprendieron a asociar la flor azul con una sabrosa recompensa.

Luego, los investigadores probaron a las abejas en una flor de color borroso en el medio. Cuando a la mitad de los insectos se les dio una solución de azúcar al 60 por ciento antes de la prueba, las abejas volaron más rápidamente hacia la flor azul verdosa y peluda. Las abejas restantes que no consiguieron el azúcar volaron más lentamente.

LEER
Aaron Rodgers: Packers QB 'abierto' a Jordan Love una vez que Green Bay cae fuera de la contienda por los playoffs NFL News

La suposición de que los estímulos ambiguos contienen recompensas, a pesar de la falta de evidencia, se conoce como sesgo del optimismo. Los experimentos de Perry demostraron que un poco de azúcar puede poner a las abejas en un estado emocional positivo, haciéndolas más optimistas en cuanto a que una flor contiene un regalo azucarado.

¿Suena familiar? Es una historia similar en los humanos: los bebés recién nacidos lloran menos si se les ofrecen dulces, y un poco de caramelo aumenta las emociones positivas y mejora las malas en los adultos. «Muchos de nosotros vemos el mundo de una mejor manera cuando comemos un delicioso trozo de chocolate amargo», dice Perry.

Para determinar que el comportamiento de vuelo de las abejas fue causado por su estado emocional subyacente, no solo por los altos niveles de azúcar, los investigadores probaron los insectos en otras flores desconocidas de un nuevo color. El efecto, dijo Perry, era específico de las flores cuyo color estaba entre los tonos azul y verde en los que fueron entrenados, pero no en ningún otro color.

En otra prueba que involucró un ataque de depredador simulado, las abejas alimentadas con demasiada azúcar mostraron el mismo sesgo de optimismo. En la naturaleza, los abejorros a veces son atacados por arañas cangrejo que están al acecho. Para imitar este ataque, los investigadores agarraron suavemente a las abejas con sellos mecánicos con cabeza de esponja durante tres segundos antes de soltarlas. Los insectos que bebieron el agua azucarada antes del «ataque» reanudaron su búsqueda de alimento más rápido que los que no lo hicieron, lo que sugiere que sus emociones positivas los hicieron menos cautelosos y más optimistas ante la situación.

LEER
Hermoso, misterioso y antiguo!Conoce algunos de los castillos más impresionantes del mundo | Vídeo

En un experimento final, cuando los investigadores administraron a las abejas un fármaco que altera los receptores de dopamina, un neurotransmisor asociado con la motivación y la recompensa, desapareció el sesgo, la misma sustancia química cerebral que se encuentra en los mamíferos y que corresponde al modo de acción en . «Muchos científicos, incluso entomólogos, todavía creen que los insectos son máquinas de comportamiento rígidas y genéticamente preprogramadas», dijo Perry. Katie Prudick, entomóloga de la Universidad de Arizona que no participó en el estudio, tampoco está de acuerdo. «Debido a que están construidos de manera tan diferente, tendemos a restar importancia a su estado emocional», dijo, «probablemente porque lo vemos de manera diferente a como lo vemos con un perro, un gato o una vaca».

No existe ninguna razón intrínseca por la que los insectos no deban experimentar emociones. Los sentimientos, por otro lado, son un tema aparte. Aunque usamos los dos términos indistintamente en el habla cotidiana, los científicos los usan de diferentes maneras. «Las emociones son un conjunto de comportamientos que se han expresado en muchas especies, pero no podemos estar seguros de si sintieron sus emociones», dice el neurocientífico y filósofo Antonio Damasio de la Universidad del Sur de California. Las emociones son la respuesta adaptativa del cuerpo a eventos o estímulos externos. Los sentimientos son su experiencia subjetiva.

Como resultado, su presión arterial puede aumentar y su frecuencia respiratoria puede caer en picado después de recibir malas noticias. Si ve un puma mientras camina, su ritmo cardíaco y respiratorio aumentarán, su cerebro se inundará de cortisol y adrenalina y sus pupilas se dilatarán. Estas son las respuestas emocionales de tu cuerpo. Pueden, pero no necesariamente, combinarse con sentimientos subjetivos de tristeza o miedo, respectivamente.

Lo mismo parece ser cierto para los abejorros, aunque Perry no prueba que las abejas tengan sentimientos. «No demostramos que estuvieran contentos», dijo. En cambio, la evidencia sugiere que las abejas poseen los mecanismos cognitivos, conductuales y fisiológicos detrás de las emociones.

«Sentimiento significa la existencia de la mente y la experiencia psicológica, [or] Conciencia», explicó Damasio. «Tengo buenas razones para creer que los invertebrados no sólo tienen emociones, sino que tienen el potencial de sentirlas. «Si los insectos fueran sensibles, tendría enormes implicaciones para la forma en que vemos a estas criaturas, incluida la forma en que tratamos de controlarlas como plagas.

Por ahora, Perry espera que la investigación anime a la gente a pensar en los insectos como algo más que máquinas diminutas y sin sentido.

LEER
Identifican un posible eslabón perdido en la patología de la enfermedad de Alzheimer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba