ECOLOGÍA Y ENERGÍA

América del Sur tiene muchos ciervos extraordinarios

Los ciervos están estrechamente relacionados con Eurasia y América del Norte, y menos con otras partes del mundo. En este breve artículo, parte del cual está tomado de mi artículo de 2022 sobre el estado de conservación de los mamíferos en América del Sur (Naish 2022), diré algunas cosas sobre los ciervos de América del Sur. Verá, América del Sur es el hogar de unas 17 especies vivas de ciervos. Entre ellos se encuentran el venado de los pantanos Blastocerus dichotomus, el venado de las pampas Ozotoceros bezoarticus, el venado andino alto, los huemules o guemales (Hippocamelus), los venados selváticos (Mazama) y el pequeño venado pudú (Pudus). La subespecie endémica del venado cola blanca, Odocoileus virginianus, también se encuentra en el norte de América del Sur. [Photo above by Valentina Requesens; photo below by Phillip Capper.]

Estos ciervos vienen en todas las formas y tamaños. Los ciervos de los pantanos son los más grandes de la manada: los machos pueden pesar hasta 150 kg. Los hermafroditas son marcadamente dimórficos, con patas delgadas, pezuñas largas y abiertas, y astas de cuatro garras, pesadas y de color ámbar. El venado de las pampas es una especie de venado de sabana que suele tener una cornamenta de tres dientes. El venado andino es un venado fornido de patas cortas (70-90 cm de altura hasta el hombro) con astas cortas y bifurcadas en los machos. Son un poco como las cabras (o cabras, se podría decir) en ecología, comportamiento y anatomía, y viven exclusivamente en terrenos escarpados y rocosos. Se han identificado dos especies: Huemul H. bisculus en los Andes del sur o sur de los Andes de Chile y Taruka H. antisensis en los Andes del norte.

Un grupo diverso y desconcertante de América del Sur y Central, los arroyos suelen tener cuernos cortos y puntiagudos, extremidades alargadas y espaldas arqueadas. El color de su pelaje varía mucho, de hecho varían mucho en general, sigue leyendo. Finalmente, el venado pudú es un venado pequeño, el más pequeño de toda la manada, que se encuentra en los Andes colombianos hasta el sur de Chile y Argentina. Miden solo 25 cm de alto hasta el hombro, 60 cm de largo en total y pesan solo 5,8 kg. Las patas son cortas y gruesas, los cascos son delgados y las astas son púas delgadas. [Adjacent pudu photo by Jaime E. Jiménez.]

LEER
Después de los comentarios del podcast, la gente piensa que Logan Paul prefiere a KSI a su propio hermano Jake Paul

Según la filogenia molecular (p. ej., Pitra et al. 2004, Duarte et al. 2008), todos los ciervos sudamericanos están emparentados con el caribú y el reno (Rangifer), el alce (Alces), el venado cola blanca y sus parientes cercanos (Odocoileus) y corzo (Capreolus). La idea de que todos los ciervos endémicos de América del Sur están estrechamente relacionados fue propuesta por primera vez por Miranda Ribeiro en 1919 y ha sido cada vez más reconocida desde la década de 1940 (Geist 1999). Este clado tiene los diversos nombres Capreolinae, Odocoileinae y Neocervinae. Debido a que sufren de lo que se conoce como un trastorno metacarpiano distal (en el que los huesos metacarpianos segundo y quinto están representados por una férula distal), a veces se les llama ciervos metacarpianos distales. En el caso «opuesto», el metacarpiano anterior, típico de los ciervos del Viejo Mundo, estos mismos metacarpianos están representados únicamente por la férula proximal.

Dentro de este clado, los taxones sudamericanos forman un subclado que incluye a Odocoileus. Esto es interesante: ¿significa esto que Odocoileus (que se asocia principalmente con América del Norte) se originó en América del Sur y luego se trasladó al norte? ¿O que todas las capreolinas/odocoileínas* se originaron en América del Norte, y luego Blastocerus, Pudu, Hippocamelus, Mazama, etc. invadieron América del Sur independientemente unos de otros? Esperamos que los fósiles puedan ayudar a resolver este tipo de problemas. Por desgracia, si bien hay fósiles de estos grupos y de un montón de grupos ahora completamente extintos que parecen pertenecer a ese grupo, no hay suficientes para ayudar a resolver la pregunta. Duarte et al. (2008) estudiaron las características morfológicas y moleculares del ciervo sudamericano. Descubrieron que Odocoileus estaba profundamente anidado dentro del clado sudamericano y plantearon la hipótesis de que muchos eventos de divergencia dentro de este clado ocurrieron a principios del Plioceno. En otras palabras, antes de que se formara el puente terrestre mesoamericano. Conclusión: estos diversos linajes cruzaron América del Sur varias veces, ¡quizás hasta ocho!

LEER
El juego de golf de Gareth Bale elogiado por el campeón del US Open Matt Fitzpatrick antes del AT&T Pebble Beach Pro-Am | Noticias de golf

Sin embargo… lo que debo decir aquí es cómo los descubrimientos recientes anulan la idea de un solo «evento de puente terrestre» hace entre 3 y 2,5 millones de años. La probóscide, el pecarí, el tapir y el dromomerycine Surameryx (Prothero et al. 2022) en América del Sur, y los perezosos en América del Norte, sugieren que los animales comenzaron a viajar de norte a sur ya en el Mioceno tardío (es decir, hace unos 9,5 millones de años): — a través de una conexión a tierra llamada multicamino Bau. La idea es nueva (después de 2000, entonces se anunció que la polilla Amahuacatherium en los sedimentos del Mioceno en Perú fue una de las principales impulsoras), y en realidad no se formuló hasta alrededor de 2008. ¿Afecta nuestro pensamiento? ¿Cuándo llegaron estos linajes de venados a Sudamérica? que podría. Por ahora, voy a dejar esa idea ahí y planeo revisarla en el futuro.

* También escrito «odocoilinas» (con menos frecuencia).

Por cierto, Duarte et al. (2008) encontraron que Mazama (brockets) no son monofiléticos en absoluto. Las matas rojas que habitaban la selva tropical pertenecían a tres clados separados por Odocoileus, mientras que las matas grises que habitaban los bosques de sabana pertenecían a dos clados separados por el clado Ozotoceros+Hippocamelus y Blastocerus. Si esto es correcto, los ciervos que se agrupan convencionalmente en Mazama evolucionaron de forma independiente en cuatro o cinco ocasiones diferentes, y nuestro concepto tradicional del género es de hecho artificial. Dicho esto, a veces se señala que Mazama es muy variable en cromosomas, genética y morfología, y que su vertiginosa variedad de formas significa que cualquier intento de comprender la diversidad y la evolución de las hebras pequeñas debe verse como ad hoc. Esto se hace más difícil por la descripción frecuente de nuevas poblaciones pequeñas y subespecies. [Adjacent brocket photos by Gagea and Angoria.]

Algunos ciervos sudamericanos están en peligro de extinción.Los Andes del Sur o Weymur chileno tiene unos 600 en Argentina y unos 1500 en Chile [adjacent photo by Ricardo Hevia Kaluf]Algunas estimaciones sugieren que ha habido una disminución de alrededor del 99% en comparación con los números precolombinos, y la disminución parece continuar. La población argentina se divide en unos 60 subgrupos aislados. Esta disminución se debe en parte a la pérdida y fragmentación del hábitat debido a la caza, la depredación de perros y la invasión agrícola (Povilitis 1998). La competencia ecológica del ciervo rojo exótico (Cervus elaphus) y la vulnerabilidad a las enfermedades transmitidas por las ovejas también pueden haber contribuido al declive de Humul.

LEER
El cambio climático provoca una ola de calor sin precedentes en el noroeste del Pacífico

Esta es solo una breve introducción a los ciervos sudamericanos, y mi objetivo es discutir algunos de estos ciervos en detalle en el futuro. ¡Más ciervos próximamente!

Mientras estoy aquí, hay algunos anuncios. Tenga en cuenta que ahora hay una página de patreon de Tet Zoo. Muchas gracias a quienes se comprometieron con su apoyo, espero que hayan disfrutado el adelanto de varios trabajos en progreso. Además, ahora hay una wiki de Tet Zoo. Ha crecido a un tamaño impresionante, pero como un esfuerzo colaborativo, es probable que se beneficie de su aporte. O tal vez no, depende de ti.

Para ver un artículo sobre ciervos antes del Tet Zoo, consulte…

Referencias – –

Duarte, JMB, González, S. y Maldonado, JE 2008. La sorprendente historia evolutiva del ciervo sudamericano. Filogenética Molecular y Evolución 49, 17-22.

Geist, V. 1999. Ciervo del mundo. Swan Hill Press, Shrewsbury.

Naish, D. 2022. Mamíferos nativos de América del Sur. En McDade, M. (ed) Grzimek, La Enciclopedia de la Vida Animal: Vida Extinta. Gale Group (Farmington Mills, Michigan), págs. 567-576.

Pitra, C., Fickel, J., Meijaard, E. y Groves, PC 2004. Evolución y filogenia de los ciervos del viejo mundo. Filogenética Molecular y Evolución 33, 880-895.

Povilitis, A. 1998. Caracterización y conservación de poblaciones fragmentadas de Huemul Hippocamelus bisulcus en Chile central. Conservación Biológica 86, 97-104.

Prothero, DR, Campbell, KE, Beatty, BL y Frailey, CD 2022. Artiodáctilos monosegmentados del Neomioceno tardío de la cuenca del Amazonas: implicaciones para la dinámica de intercambio. Diario de Paleontología 88, 434-443.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba